Cómo ir de Tailandia a Camboya por menos de tres euros

¿Viajando por el sudeste asiático y no tienes un duro? Los billetes en Air Asia están tirados de precio pero si lo tuyo es disfrutar de los paisajes invadidos por interminables campos de arroz (si no lo es, amigo mío, te has equivocado de destino) y quieres tener tiempo para entablar amistad con las amables gentes de esta parte del mundo, el tren es tu amigo.

Tren Cómo ir de Tailandia a Camboya por menos de tres euros

Si queremos poner pie en territorio Khmer desde Bangkok, por 48 bath (exactamente 1.18€ en el momento de redactar esta entrada) podemos coger un tren (de 3ª porque no hay otro) desde Bangkok hasta Aranyaprathet. El tren es treméndamente lento, pero tiene las ventajas que he nombrado anteriormente y además pasan vendedores con comida y bebida barata a menudo.

Horarios del tren Bangkok – Aranyaprathet:

Salida Llegada
Bangkok Aranyaprathet
05:55 AM 11:35 AM
01:05 PM 05:35 PM
Aranyaprathet Bangkok
06:40 AM 12:05 PM
01:55 PM 07:55 PM

Si queréis enlazar transportes, tened en cuenta que en Tailandia no son los más puntuales, así que daros algo de margen.

Una vez llegados a la estación del último pueblo del lado tailandés, cogeremos una moto con conductor o un tuk tuk para que nos lleve al puesto fronterizo en cinco minutos. Por el trayecto en moto nos pedirán 60 bath de entrada (1.47€), aunque siempre se puede regatear.

Sin haber abandonado suelo thai, empezará la aventura camboyana. Resulta que de camino a la frontera, han montado una caseta con 4 chapas y han puesto un cartel que reza “Cambodian Consulate”. Allí, unos cuantos timadores con unos formularios para rellenar, nos intentarán vender el visado para Camboya, pero sólo son eso, timadores. La primera vez que fui ya estaba enterado del invento pero aunque le repetí 10 veces al conductor que ya me sabía la historia y que me llevara al puesto fronterizo, no se si porque tomarían represalias contra él si le veían pasar conmigo sin parar allí o porque le daba igual lo que yo dijera, ni puñetero caso me hizo y tuve que perder un par de minutos con dichos amigos que por cierto no eran nada simpáticos. Si habéis hecho los deberes y vais con el visado ya hecho, no tendrán nada con lo que intentar estafaros y os dejarán en paz en seguida.

Una vez pasado dicho trámite, llegáis a la frontera y podéis pisar la tierra de Pol Pot habiendo gastado menos de tres euros como os prometí. ¿Y ahora? Pues depende de vosotros. En wikitravel pintan muy mal a Poipet y aconsejan pasar el mínimo tiempo posible. Yo he estado varios días allí y ni sombra de lo que considero peligro, a pesar de que interactué con bastantes individuos que supongo no se podrían etiquetar como “recomendables” precisamente.

Si sólo habéis ido para sellar el pasaporte o para poder decir que habéis estado en Camboya y que os den el pin de viajero intrépido, y queréis pasar la noche allí en lugar de hacerlo en Aranyaprathet, tenéis la oportunidad de disfrutar de cosas que resultarían más difíciles de conseguir en Tailandia. Desde jugar en alguno de los casinos (los tailandeses van a Poipet a jugarse los cuartos ya que en Tailandia están prohibidos los juegos de casino. Y sí, hay Texas Hold’em a veces), pasando por conseguir casi cualquier droga sin el peligro de sufrir el castigo severo que te esperaría en Tailandia, o disfrutar de una noche de amor con una amiga camboyana por el 50% de lo que pagarías por una tailandesa.

En cuanto a las drogas, aunque te pillen con ellas se puede zanjar fácilmente el asunto ya que la policía camboyana es mucho más corrupta que la tailandesa (y estos últimos no son precisamente un ejemplo de rectitud).

Como anécdota, decir que pude cruzar el control khmer sin tener que enseñar el pasaporte en ninguna de las ocasiones que pasé por allí (sí, Camboya es una feria de país), mientras que vi como a una pareja de italianos les cacheaban y les hacían vaciar las maletas. Supongo que será echarle morro y actuar como si no estuvieras haciendo nada raro, ya que a la vuelta me salté una infinita cola de farangs torrándose al sol para pasar a Tailandia sin que nadie me dijera nada, y pasé directamente a la sala donde te sellan el pasaporte, teniendo que esperar “sólo” 15 minutos en lugar de una hora bajo el Lorenzo ligando bronce.

Si en lugar de volver lo antes posible a nuestra amada Tailandia, vuestra intención es ver todo lo que Camboya tiene para ofrecer, podéis seguir vuestro camino rumbo a Phnom Penh o a Siem Reap en un económico autobús o furgoneta.

Esta entrada fue publicada en Tailandia. Añadir a favoritos enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>