El Viajero Perpetuo (Perpetual Traveler)

Nunca había oído el término PT (perpetual traveler/viajero perpetuo o permanent tourist/turista permanente) hasta que llevaba unos meses en Tailandia, pero un amigo me habló sobre él cuando le conté que había emigrado sin plan definido. Pensé que simplemente se trataría de gente que tiene una ocupación que puede desempeñar en cualquier lugar del mundo (o están forrados) y se dedican a recorrer el planeta. Resulta que hoy, varios acontecimientos han hecho que volviera a leer sobre dicho asunto y he descubierto que no es así.

El concepto de Perpetual Traveler (PT) fue acuñado por William G. Hill a principios de los 90 como una filosofía de vida en la cual se intenta escapar del control de los gobiernos o del “Gran Hermano” y disfrutar de una especia de “soberanía individual” de manera que uno no es considerado residente legal en ninguno de los paises en los que vive, obteniendo los beneficos que reporta ser un turista y evitando las consecuencias negativas de ser considerado residente, principalmente respecto a los impuestos, aunque también se evitan otros inconvenientes como realizar el servicio militar, evitar ser designado como jurado en un juicio o poder realizar actividades que son consideradas ilegales en unos paises pero no en otros.

En un principio, los más atraídos por las ideas de Hill fueron aquellos que manejaban grandes cantidades de dinero y querían evitar impuestos. En su libro “PT- The Perpetual Tourist”, describe los trámites necesarios para que uno tenga “el poder de disfrutar de su riqueza sin impuestos ni limitaciones”.

Sus ideas se basaban en la teoría de las 3 banderas (representando cada bandera un país):

  • Ser ciudadano de un lugar que no aplique impuestos sobre las rentas percibidas fuera del páis.
  • Tener nuestros negocios en un país estable con unas tasas bajas o nulas.
  • Vivir en un país en el que tu forma de vida sea valorada y no marginada.

Más adelante, con la aportación de otros autores, el movimiento evolucionó a la teoría de las 5 banderas:

  • Tener pasaporte y ciudadanía en un páis que no grave las rentas obtenidas fuera del mismo.
  • Tener residencia legal en un paraiso fiscal.
  • Tener una base para tus negocios diferente a donde tienes tu residencia legal, y donde la tributación para las empresas sea baja o nula.
  • Depósito de activos. Donde las gestiones se puedan realizar de forma anónima y por poderes y nuestros activos tributen poco o nada (¿he oido Suiza?)
  • Patio de Recreo. Donde gastaremos nuestro dinero y que, idealmente, el IVA y los impuestos al consumo no sea muy grandes.

Desde luego de lo idílico que era ir recorriendo el mundo de país en país y enriquecerse con la cultura de cada nuevo pueblo visitado no hablaba.

Tengo pendiente leer el libro “How I Found Freedom in an Unfree World” de Harry Browne, que desarrolla esa idea de libertad individual de Hill, y que según me han comentado es muy interesante (aunque al que me lo ha comentado se le va la pinza a veces, tengo en bastante consideración sus opiniones).

El tema del viajero perpetuo se divide ahora para mí en dos vertientes; la de buscar esa libertad individual evitando al Gran Hermano y, por otro lado, el hecho en sí mismo de viajar. En principio me dedicaré a esta última ya que era una de las ideas del blog, aunque supongo que acabaré dedicando alguna entrada a la primera también.

Esta entrada fue publicada en Perpetual Traveler. Añadir a favoritos enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>