Destino: Camboya

Después de haber pasado en Tailandia los últimos meses gracias a innumerables visa runs, decidí que era hora de abandonar territorio tailandés por más de unos minutos. Mi destino: Camboya.

Hoy en día, la planificación de cualquier viaje es muy sencilla: comprando la Lonely Planet correspondiente y echando un vistazo a Tripadvisor ya sabemos todo lo que merece la pena visitar. En el caso de Camboya, en primer lugar y muy por encima del resto Siem Reap y Angkor Wat. Muchos turistas pasan por Camboya sólo para visitar los templos de Angkor, pero si queremos más, la capital Phnom Penh y la ciudad costera de Sihanoukville completan el podio de lugares populares en Camboya. Fácil, ¿no?.

Pues no, no iba a ser tan fácil. Necesitaba algo más alternativo. Dando vueltas por internet buscando opciones encontré una ONG en una pequeña aldea en medio del Parque Nacional de Botumsakor, al suroeste del país. Quizás el hacer de voluntario no sea una idea muy original, pero el sitio parecía lo suficientemente remoto y necesitado para que mi inmersión cultural fuera intensa y mi ayuda apreciada.

Leyendo en la wikipedia sobre la zona el asunto prometía; el Parque Nacional de Botumsakor alberga catorce especies de mamíferos en peligro de extinción, incluida la mayor población de elefantes asiáticos de Camboya y posiblemente de toda Indochina. Otros especies destacadas son el tigre indochino, el cocodrilo siamés, el gibón crestado, delfines y la pantera nebulosa.

Tras intercambiar unos cuantos correos con el director del proyecto todo estaba atado. En principio la colaboración mínima en el proyecto era de dos semanas. Así que a eso me comprometí y luego ya hablaríamos según marchasen las cosas.

Por el camino tuve que evitar a los ya clásicos sacacuartos de Poipet. No ayudó que le dijera en tailandés al conductor del tuk-tuk que no parara en el “consulado camboyano”, sino que fuera directo al puesto fronterizo oficial, y que él me afirmara que sí, que ningún problema. Ahora resulta que han abandonado la antigua chabola donde tenían el supuesto consulado y los tuk-tuks te llevan a otro edifício, más cerca del puesto fronterizo.

Compartí transporte con dos chicas turcas a las que les comenté como funcionaba el timo, pero de poco les sirvió. Llegamos a la oficina y salen los funcionarios a pedir directamente que les entreguemos los pasaportes. Todos los turistas hacen lo propio, menos una de las chicas turcas que se queda a mi lado. “Esto no tiene pinta de ser muy oficial”, le comenté. Ni una persona con uniforme a la vista. Procedo a rodear el edificio para coger otro tuk-tuk o una moto-taxi y veo que estoy a tiro de piedra de la oficina tailandesa. Me giro y veo que la muchacha ha decidido no seguirme. El que sí me ha seguido es un camboyano que, tras no convencerme de que son una oficina legítima, me “invita” a ir a la frontera sin darle problemas.

Camboya Visa Destino: Camboya

Al final me reencontré con las chicas turcas y otros turistas a la hora de sellar el pasaporte en el lado camboyano. Les habían pedido 1.400 baths por la visa, pero tras negociar habian pagado sólo 1.000. Yo por mi parte pagué 20$ en la oficina camboyana. Eso sí, sus visas eran de 3 meses. Poco consuelo para los mochileros que iban a pasar una semana en Camboya con el dinero justo.

Publicado en Camboya | Etiquetado , | Dejar un comentario

Mercado de Chatuchak y mercado de Or Tor Kor

El mercado de Chatuchak es parada obligada para los amantes de las compras que vienen a Tailandia con las maletas vacias con la ilusión de llenarlas por un módico precio.

Mercado de Chatuchak Bangkok Mercado de Chatuchak y mercado de Or Tor Kor

Como ninguna de las ocasiones en que he visitado Bangkok venía con la intención de hacer turismo, no había investigado nada sobre los puntos de interés de la ciudad. Me imaginaba el mercado de Chatuchak muy “asiático” (entiéndase por “asiático” un montón de tiendecitas arrejuntadas, casi unas encima de otras, con una caótica disposición de los más singulares productos,marabunta de clientes locales, mezcla de olores mareante y dudosa higiene).

Pues estaba equivocado. El mercado de Chatuchak es una zona con bastante espacio (en el recinto en general, algunas tiendas sí que están un poco apelotonadas), orden, limpieza y discreta presencia de clientes tailandeses. Pensándolo fríamente debería ser mejor esto último que mi idea previa, pero no pude evitar sentirme un poco decepcionado en el momento.

Aunque mi decepción fue sólo en ese aspecto. En cuanto a la ropa, acostumbrado a lo que venden en el Night Bazaar de Chiang Mai, el mercado de Chatuchak es una grata sorpresa. Si no fuera porque ya llevo exceso de equipaje me hubiera comprado algo seguro. Tienen una selección mayor y de mejor calidad que en el norte, al menos para mi gusto. Incluso las codiciadas replicas tailandesas de camisetas de fútbol  parecen fabricadas con materiales y procedimientos mucho mejores que las que ofrecen en el norte.

En cuanto a la comida, también esperaba una gran selección de platos tailandeses y de otras partes de Asia. No encontré eso, pero ví algo muchísimo más grande:

Mercado de Chatuchak Restaurante Espanol Mercado de Chatuchak y mercado de Or Tor Kor

Allí estaba: el restaurante con más ambiente de Chatuchak, con todas las mesas llenas y dos paisanos en el frente de combate. Se lo tengo dicho a mucha gente: si alguien pone un restaurante español en Tailandia, se forra. De verdad, estoy convencidísimo. Si alguien se aventura a la inversión y la gestión yo le hago el marketing y las relaciones públicas y se lo lleno seguro. Si pones al mando de esa paella a una madre española se cae el estadio.

A pesar de tener hambre no probé la oferta española, sino que me dirigí a otro mercado que parece ser mucho menos conocido por los turistas a pesar de figurar en varias listas de los mejores mercados de productos frescos del mundo (como en esta de la CNN): el mercado de Or Tor Kor. Se encuentra al sur del de Chatuchak, nada más cruzar la carretera (podéis entrar al metro y salir directamente al mercado de Or Tor Kor por la salida 3).

Or Tor Kor Market Bangkok Mercado de Chatuchak y mercado de Or Tor Kor

Este es otro mercado que tampoco parece thai; por lo espacioso, limpio y la buena selección de productos que tiene. Nada de frutas con mala pinta u olores sospechosos, aquí todo parece rico, rico. Hay un montón de materias primas tailandesas que podéis comprar para llevaros a casa, y muchos platos típicos para probar allí mismo (más que en los puestos de Chatuchak). También es más caro que el habitual mercado thai, pero aún así es barato en comparación a occidente.

Yo no me pude resistir al mayor despliegue de postres y dulces tailandeses que he visto y me hinché, como los niños que sólo quieren chuches y pasan de la comida “de verdad”.

Para estar medio día comprando recuerdos y terminar de llenar la maleta, la visita a Chatuchak es obligada. Ya sea para adquirir ropa, objetos para la casa o productos típicos para dar a probar a vuestros amigos de casa el sabor de Tailandia.

Publicado en Tailandia | Etiquetado , | Dejar un comentario

Pad Ka Pao

Las primeras palabras en tailandés que me enseñaron los españoles del gimnasio nada más llegar a Chiang Mai fueron “pad ka pao” (pad significa salteado, y ka pao es el nombre que le dan al tipo de albahaca que se le echa al plato). Ni hola, ni gracias, ni las coñas típicas; me enseñaron a pedir el plato sobre el que giraba la dieta de muchos de los que allí entrenaban. Creo que lo comí al menos una vez al dia durante el primer mes que estuve entrenando. Lo siguiente que aprendí fue “kai dao” (huevo frito), ya que había que suplementar la ración para hacer frente a las numerosas horas que pasábamos entrenando. Creo que es el plato más fácil de encontrar en cualquier lugar de Tailandia.

Pad Ka Pao (Cerdo picado salteado con albahaca)

Ingredientes:

100 g de cerdo o pollo picado.

Un cuarto de taza de albahaca.

Una “long bean” picada fina (no sé el nombre en castellano):

 Pad Ka Pao

Dos mazorcas de maiz baby picadas finas.

Una cucharada de ajo picado.

Media cucharada de guindilla fresca picada.

Una cucharada de salsa de pescado.

Una cucharada de salsa de ostras.

Una cucharadita azúcar.

Una cucharadita de salsa de soja oscura.

Un cuarto de taza de caldo de pollo o agua.

Dos cucharadas de aceite.

Preparacion:

  1. Freir el ajo y la guindilla a fuego lento hasta que se empiecen a dorar y añadir entonces el cerdo / pollo. Remover hasta que la carne esté hecha.
  2. Añadir la judia, el maiz y saltear hasta que estos se hagan.
  3. Añadir el caldo de pollo, la salsa de pescado, la salsa de ostras, y el azúcar y remover para que se mezcle bien.
  4. Añadir la albahaca, saltear brévemente y quitar del fuego.

Esta versión con judias y maiz fue la que me enseñaron en el curso de cocina tailandesa. Se puede hacer una variante más básica sin ellas, o agregarle otras verduras al gusto. Las judias sí que las utilizan en casi todos los sitios, el maiz no tanto. Lo he llegado a ver hasta con zanahoria, aunque es de la forma que menos me ha gustado.

Es muy común añadirle un huevo frito.

Como ya no tengo cocina, foto de un pad ka pao de restaurante (por menos de 1 euro):

Pad Ka Pao Pad Ka Pao

Pad ka pao, kai dao

Cerdo se dice “muu” en tailandés y pollo “gai”. Así que según con lo que queráis el pad ka pao, tenéis que decir “pad ka pao muu” o “pad ka pao gai”. Si lo queréis con huevo frito: “pad ka pao muu (gai) kai dao”.

En Tailandia no se cortan con la ración de guindillas, así que a lo mejor os preguntan: “¿ped mae?” que viene a significar “Picante, ¿no?” Y le podeís decir “mae ped” (no picante) o, si lo quieres picante, “ped kap” si eres hombre o “ped kaa” si eres mujer.

Publicado en Tailandia | Etiquetado , | 1 Comentario